HijodeDiosPor: Fray Héctor Herrera).- Mt. 16,13-20, ubica a Jesús con sus discípulos en Cesarea de Filipo: ¿Quién dicen la gente que es el Hijo del hombre? (v. 13). Ellos contestan: Elías, Jeremías o un gran profeta (v.14). Y ustedes, ¿Quién dicen que soy yo? (V. 15). ¿Qué significo en tu vida? Simón responde: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo” (v.16).

Su confesión nace de la fe, confianza, reconocimiento que Él encarna al Dios de la vida. Jesús lo mira con cariño y le dice: ¡Dichoso tú Simón, hijo de Jonás, no te lo ha revelado nadie de carne o hueso, sino mi Padre del cielo! (v. 17). “Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el imperio de la muerte no la vencerá” (v.18). Sobre esta piedra, haré que seas la base de mi comunidad de creyentes. A Pedro le confiará ese poder, pero Jesús es el único que tiene las llaves y el poder de abrir y cerrar (Ap. 3,7).

“Pedro”, que en la lengua de Jesús suena “Cefas”, una palabra que significa “piedra”. En la Biblia este nombre, este término, “piedra”, está referido a Dios. Jesús lo atribuye a Simón, no por sus cualidades o sus méritos humanos, sino por su fe genuina y firme, que le viene de lo alto.

Jesús siente en su corazón una gran alegría, porque reconoce en Simón la mano del Padre, la acción del Espíritu Santo. Reconoce que Dios Padre ha dado a Simón una fe “fiable”, sobre la cual Él, Jesús, podrá edificar su Iglesia, es decir su comunidad. Es decir, todos nosotros. Todos nosotros.

Jesús tiene el propósito de dar vida a “su” Iglesia, un pueblo fundado ya no en su descendencia, sino en la fe, es decir, en la relación con Él mismo, una relación de amor y de confianza. Nuestra relación con Jesús edifica la Iglesia. Y, por tanto, para iniciar su Iglesia, Jesús tiene necesidad de encontrar en los discípulos una fe sólida, una fe “de confianza”. Esto es lo que Él debe verificar en este punto del camino. Y por eso formula la pregunta.

El Señor tiene en su mente la imagen del construir, la imagen de la comunidad como edificio. He aquí porqué, cuando siente la profesión de fe genuina de Simón, lo llama “piedra”, y manifiesta la intención de construir su Iglesia sobre esta fe.

Si el Señor encuentra en nuestro corazón una fe, no digo perfecta, pero sincera, genuina, entonces Él ve también en nosotros piedras vivas con las cuales construir su comunidad. De esta comunidad, la piedra fundamental es Cristo, piedra angular y única. Por su parte, Pedro es piedra, en cuanto fundamento visible de la unidad de la Iglesia; pero cada bautizado está llamado a ofrecer a Jesús su propia fe, pobre, pero sincera, para que Él pueda seguir construyendo su Iglesia hoy, en todas partes del mundo” (Papa Francisco. Homilía 24.8.2014)

Encuentro a Cristo en su Palabra y práctica, que me hace hijo y hermano en Cristo (Mc 3,33; Mt 12,48-49; Lc 8,21). Partir, comer y compartir el pan juntos como comunidad cristiana (Hech 2,42-47). En el hermano desconocido, en quien no cree, en el excluido, pobre, enfermo, moribundo y maltratado.Todo lo que hicieron o dejaron de hacer a uno de estos pequeños, conmigo lo hicieron, nos repite Jesús (Mt 25.45). Jesús es la Palabra viva de Dios se ha hecho nuestro, para que nosotros seamos divinos (Cf. Jn 1,1-18). DOMINGO 21 T.O. CICLO A. D. 27.08.2017. MT. 16,13-20) ESCUCHAR AUDIO

   web-chimbote

baner al encuentro de la vida1

REFLEXIONES1

PORTADA MAR ADENTRO NOVIEMBRE 2017

padre

Últimas noticias de Chimbote